Historia del Banano | Nutrición | Botánica | Nuestro Proceso |

 

Nuestro Proceso

Nos diferenciamos con atención de la mas alta calidad a nuestros procesos desde el cultivo hasta la comercialización de nuestros productos:

Cultivo:

Además de requerirse la existencia de condiciones favorables para el cultivo (por ejemplo, las condiciones agro-climatológicas y edafológicas), algunas de las actividades comunes durante la pre-cosecha para la producción exitosa del banano de calidad superior son: la selección y tratamiento adecuados de las semillas e hijos, la distribución apropiada de la plantación, el apuntalamiento de las plantas y control de malezas; el uso adecuado de riego y drenaje; la implantación de un buen programa de fertilización y de control fitosanitario, el corte oportuno de la bellota, (desperílle) desmane y desflore; el embolsado y control de vida -o edad de los frutos-. Cabe destacar que desde el inicio del ciclo agrícola, se determinan las características de calidad del fruto tales como apariencia, sanidad y vida de anaquel, entre otras.


Cosecha:

Este es un aspecto fundamental, ya que determina en buena medida las características del producto final. Por tratarse de una fruta climatérica, el momento de cosecha del banano se define en función de la edad de la fruta - al menos nueve semanas- y de su desarrollo, estableciéndose en función de las necesidades del mercado de destino.


Recolección:

Durante esta fase se lleva a cabo la primera selección de la fruta, ya que los racimos se recolectan y clasifican por edad y grado; se debe tener un control adecuado del método de corte y los accesorios para la cosecha, así como del trato que se les dé a los racimos, a fin de evitar daños mecánicos en los frutos. Luego de ser recolectados los bananos en racimo, son transportados a la planta empacadora en el menor tiempo posible. Durante este proceso actuamos con cuidado para evitar maltrato de la fruta, magulladuras y roce entre frutos. Ya en la estación de empaque, el fruto se somete a diversos procesos con el fin de ser acondicionado para su desplazamiento, comercialización, y consumo posteriores. Se da valor agregado al clasificarlo formalmente de acuerdo a sus características y mejorar su presentación, al tiempo que se busca incrementar su vida de anaquel, preservarlo de daños mecánicos, contaminaciones y del desarrollo de enfermedades.


El proceso de acondicionamiento:

Comienza cuando los racimos de banano llegan a la empacadora y se lleva a cabo a través de las etapas de Recepción y Pre-selección, Desmane, selección, Limpieza y Corte -de manos ó gajos-, Desleche, Clasificación, Pesado, Fumigación de Corona, Etiquetado, Empaque y Embalaje, que se describen a continuación.


Recepción y Preselección:

Consiste en darle entrada a los racimos en la empacadora, donde preseleccionamos en base a la condición de los frutos que los conforman -considerando el desflore, tamaño y aspecto general de las manos y frutos-. El objetivo es identificar y separar los bananos que cumplen con los requisitos de tamaño, grado y apariencia que caracterizan nuestros frutos de Calidad Suprema, de los que no cumplen los requisitos especificados.


Desmane y Selección:

Aquí es donde se desprenden del pinzote, las manos que conforman el racimo, se hace cortando con una pala de desmane, dejando el tejido fibroso a las manos que se separan; al mismo tiempo se lleva a cabo la primer selección, que se determina por el aspecto de los frutos que conforman las manos -en esta etapa se consideran principalmente aspectos de grado, forma, tamaño y homogeneidad en la apariencia-.El proceso común consiste en depositar las manos desprendidas en el agua contenida dentro de los tanques de desmane, en los cuales, además de bajar el calor de campo de la fruta, ésta se transporta hacia las líneas de selección -por tamaño y apariencia-, separando el producto que es identificado fuera de especificación.


Limpieza y Corte:

La limpieza es la eliminación de cualquier tipo de suciedad de la superficie de la fruta y se hace mediante lavado por inmersión en agua limpia -previamente adicionada con desinfectantes-; esto se logra tanto en los tanques de desmane como en los de desleche, a los cuales pasan una vez que las manos han sido adecuadas, ya sea a la presentación en gajos ó dejándolas como tales, sólo separando los dedos defectuosos y aquellos que le dan una conformación irregular a su arreglo.


Desleche:

Esta etapa se lleva a cabo para evitar que el derrame de látex ocasionado por los cortes practicados a la corona, manche los frutos, consiste en la inmersión de los frutos en los tanques de desleche, que contienen agua adicionada de una sustancia que cumple las funciones de disolver el látex. Al mismo tiempo esta fase sirve para remover restos de impurezas presentes en los bananos.


Clasificacion Peso y Sellado de la Corona:

Esta operación se ejecuta una vez que se han concluido las etapas anteriores, la fruta es extraída de los tanques, y colocada en charolas -clasificándola por tamaño, grado y apariencia general y separando el producto que no se considere de calidad suprema-. En estas charolas, se elimina el exceso de agua por escurrimiento y se aplica una mezcla de sellador, alumbre y funguicida sobre las coronas, que, además de incidir en la cicatrización de los cortes hechos al tejido fibroso, evita el escurrimiento de látex y el alojamiento de hongos y bacterias, logrando mantener el producto en óptimas condiciones de sanidad.

 

Etiquetado:

Es la colocación de etiquetas a las manos o gajos previamente tratados. Ésta puede ser adherida o colgante, contiene el logotipo del signo distintivo de nuestras marcas, sólo una vez que han sido aprobadas

 

Empaque:

Consisten en la colocación de la fruta acondicionada en los recipientes que la han de contener en las posteriores etapas de almacenamiento, transporte y comercialización.

Embalaje: Al igual que el empaque, tiene implícitas las funciones de dar al producto buena presentación e identificación, además, contribuye a la protección, preservación y facilidad de manejo. La estabilidad de las cajas estibadas se asegura considerando los medios de transporte a que se sujetará y las características del punto de destino.

 

Comercialización:

A fin de preservar las características del producto, se requiere un efectivo proceso de control en esta fase, desde el manejo y almacenamiento previos a la venta directa hasta su exposición al consumidor, considerando, entre otros aspectos, la adecuada rotación del producto y la exhibición adecuada a la necesidad del consumidor final